• El arte, la gloria, la libertad se marchitan, pero la naturaleza siempre permanece bella. Lord Byron
  • La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia. Sócrates
  • La belleza de las cosas existe en el espíritu del que las contempla. David Hume
  • De las nubes más negras, cae agua limpia y fecunda. Proverbio chino

domingo, 17 de febrero de 2008

Las Mamblas

(Foto: Monasterio de S. Pedro de Arlanza) (más fotos)
Nuevamente partimos desde Covarrubias subiendo por el camino que conduce a Hortigüela, sólo que esta vez, una vez pasada la cuesta, tomamos la desviación que a mano izquierda acerca a la fuente y a la carretera de Soria.
Comenzamos el ascenso a la Mambla subiendo a media ladera, atravesamos el pinar y bordeando el farallón buscamos alguna pequeña brecha por la que subir a la cima y poder llegar al punto geodésico.
Nada más poner los pies en la enorme explanada comencé a observar piedras apiladas con formas. Formas de tumbas, palabras escritas, cruces, marcas, señales..... Experimenté una extraña sensación. No, aquello no me gustaba y desee bajar de allí lo antes posible. Luego estaban aquellas rachas de aire tan fuertes que no permitían ni siquiera que pudieramos escucharnos unos a otros. Los malos recuerdos llenaron mi mente.
Todo se remonta a nuestra salida a la Tesla de hace dos años.
Fue un ascenso sin contratiempos, pero al llegar al final el viento soplaba con tal fuerza que era incapaz de seguir en pie y tomé toda las precauciones posibles, estábamos muy cerca de los cortados. Terminé desplazándome tumbada para evitar males peores.
Bajamos unos veinte metros, buscando un lugar al abrigo de las rocas, para poder comer.
Algunos no pudieron acabar el postre. El viento arreciaba de tal forma que nos dimos cuenta de que aquello era algo muy serio.
Comenzamos el descenso y sin haber llegado a andar cincuenta metros tuvimos quee tumbarnos en el suelo, agarrados a las piedras con una mano y fijando el bastón con fuerza a la tierra. Soplaba tan fuerte que levantaba mis piernas. Me dolían los brazos de la fuerza que tenía que hacer para no echar a volar.
Nadie podía ayudar a nadie, todos estábamos igual, y dispersos por el camino.
Los que se habían quedado más arriba tuvieron peor suerte. Mi marido"voló" por los aires y rodó más de 100 metros cuesta abajo por el terraplen. Por suerte no se dió en la cabeza con ninguna piedra. Todo quedó en arañazos y magulladuras. A N. con sus 90 kilos, lo levantó y desplazó más de 10 metros, perdió las gafas.
Fueron unos minutos interminables. Creí que no salíamos de aquella.
Hubo un minuto de "respiro". A la voz de "venga, ahora", salimos corriendo cuesta abajo.
No paramos hasta que notamos que la propia montaña paraba el aire.
Nos esperamos unos a otros junto al único árbol de aquel trozo del camino. Una risa nerviosa y contagiosa se apoderó de nosotros. Estábamos todos y eso era lo importante. Los golpes se curan y las gafas se sustituyen fácilmente.
La fuerza de la naturaleza con la que es imposible luchar, te puede llevar a que un día agradable se convierta en una auténtica pesadilla.
Pero volviendo al momento actual.
Bajamos de la Mambla y comimos al abrigo de los muros de la ermita de Nta.Sra. de las Mamblas.
Ya de vuelta a Covarrubias vimos un comedero de buitres (se encuentra en el mismo camino). Se podían observar algunos esqueltos de animales; el olor era nauseabundo.
Teníamos, aún, tiempo de sobra por lo que nos dimos un paseo por Covarrubias. Entramos en la Colegiata y volvimos a Burgos haciendo una parada en el Monasterio de S. Pedro de Arlanza.
Cuando pasamos junto al Torcón, recordé los domingos de verano pasados allí, guisando la paella, asando las chuletas o la morcilla o los chorizos... ummmm. ¡quedan tan lejos aquellos tiempos!, desde los incendios de Guadalajara que comenzaron a prohibir hacer fuego en verano.
Pero no es verano. Por lo tanto, ya está decidido, algún domingo una ruta cortita y a la vuelta, a coger leña del monte para asar unas chuletas en el Torcón. ¡¡¡¡ Tenemos que quitarnos el mono!!!!

5 comentarios:

Andromeda dijo...

jolín, que casi te lesionas y no dices nada... ¡¡hay que ver!!

Andrómeda dijo...

Jolín, que casi te lesionas y no dices nada.....¡¡Hay que ver!! :@

Esperanza dijo...

Lectura comprensiva:
Punto y aparte.
"todo se remonta a....."
quiere decir, que no fue el domingo, y si haces memoria seguro que lo recuerdas........
¡¡¡ Ay, esas cabezas que no están como antes...........!!!!! :)

andromeda dijo...

:p Es el déficit de vitaminas.

Anónimo dijo...

Menos mal que no os pasó nada!!.
¿Ya mirasteis la previsión meteorológica?