• El arte, la gloria, la libertad se marchitan, pero la naturaleza siempre permanece bella. Lord Byron
  • La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia. Sócrates
  • La belleza de las cosas existe en el espíritu del que las contempla. David Hume
  • De las nubes más negras, cae agua limpia y fecunda. Proverbio chino

lunes, 22 de diciembre de 2008

De nuevo por tierras vallisoletanas

(Foto: Monasterio de la Santa Espina)

En su día quedó pendiente una nueva visita a Medina de Rioseco. Como habían anunciado buen tiempo y la gente parece que está paralizada por las heladas matutinas, hemos madrugado y nos hemos ido hacía allí.
El viaje ha sido un desastre. Pasando Dueñas los bancos de niebla nos hacían circular demasiado despacio y no desapareció hasta llegar a Villanubla. ¡ Luego dicen de Burgos ! (coge fama....) Salimos de casa con 4ºC y al llegar a Valladolid teníamos -1ºC. Pues lo dicho, coge fama....
Primero nos hemos pasado por el Monasterio de la Santa Espina hoy convertido en escuela de capacitación agraria. En él se pueden visitar, de manera guiada, sus dos claustros uno de ellos de estilo herreriano; la sala capitular de estilo cisterciense y la iglesia cisterciense, renacentista y gótica, según hacia dónde se mire. Grandiosa en su interior porque desde el exterior no se puede imaginar uno sus auténticas dimensiones. Guarda un trozo de espina de la "supuesta corona de Cristo". Digo supuesta porque no ha sido probada su pertenencia, tan sólo está documentada que fue traida desde Francia en la época de Carlomagno.
Luego nos hemos acercado hasta San Cebrián de Mazote para ver la iglesia mudéjar.
Un pequeño desvío hasta Tiedra para ver el castillo y ponernos de barro hasta las orejas. El caso es que en vista de como estaba el camino decidimos dejar el coche por aquello de que igual podía patinar y liar alguna gorda. Como había una acera estrecha nos metimos por ella, y aunque había más adelante campo no lo veíamos embarrado. Cuándo nos dimos cuenta ya era demasiado tarde. ¡ Hasta las orejas de barro nos pusimos ! . Me dí un par de resbalones de los de peligrar la integridad de mi ropa y luego.... ¡ lo que nos costó quitar los pegotes de los zapatos! ¡ cualquiera se montaba en el coche !.
Finalmente hemos visitado la Fábrica de Harinas de Medina de Rioseco. Interesante visita. Una fábrica que ya hace más de 100 años estaba totalmente automatizada. La maquinaria era movida por la fuerza del agua que movía un sistema de ruedas y poleas y sólo cuándo el nivel del agua bajaba era cuándo utilizaban la energía eléctrica. Solían trabajar tan sólo tres personas que controlaban las máquinas y que el proceso de fabricación transcurriera sin indicentes. Si no recuerdo mal (perdón si me equivoco) producían 20.000 Kg. diarios de harina, amén de los kilos de salvado, de germen, etc.etc... Por un sistema de aspiración tenían el ambiente limpio del polvo que se puede producir por la manipulación del trigo y todo su proceso. Vimos maquinaria, herramientas y una muestra de diferentes trigos (a mí me parecían todos iguales, ¡ lo que hace la ignorancia ! ).
Y nada más acabar iniciamos el regreso a casa aún de día que por la noche como hiele......

1 comentario:

Una mirada... dijo...

Ciertamente no se puede decir que carezcas de espíritu aventurero-campestre; diciembre da un colorido especial a la naturaleza pero convierte el suelo en morada natural de barro y rosada...

Interesante lo que comentas sobre la antigua harinera.

Que disfrutes estos últimos días del año y empieces 2009 con el empuje y la sana curiosidad hacia lo que te rodea.
Saludos cordiales.