• El arte, la gloria, la libertad se marchitan, pero la naturaleza siempre permanece bella. Lord Byron
  • La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia. Sócrates
  • La belleza de las cosas existe en el espíritu del que las contempla. David Hume
  • De las nubes más negras, cae agua limpia y fecunda. Proverbio chino

jueves, 17 de marzo de 2011

Ser español: una desgracia nacional (II)

No era mi intención hablar hoy de esta cuestión, pero acabo de enterarme de que existe una ayuda en Castilla y León llamada Renta Garantizada de Ciudadanía.
Resulta que si no cobras nada, si además no tienes patrimonio, si además llevas un año empadronado en Castilla y León, si además no ejerces la mendicidad, si además tienes escolarizados a tus hijos menores, si además no estás acogido en ningún centro, si además no cobras ninguna pensión ni subsidio.... pues das la foto perfecta del inmigrante; porque seguro que son los que más se pueden acoger a esta ayuda. Tal vez sea este el motivo por el que, aquella ley de retorno no ha surtido efecto, o por lo menos, no el efecto deseado.
Pensemos en un grupo familiar de cuatro miembros, padres e hijos. Los niños menores escolarizados gratuitamente, el padre, por desgracia, sin trabajo, sin paro y sin nada de nada, pero la madre, ¡ay la madre!, en el servicio doméstico, pero como esos ingresos no se declaran en ninguna parte, como además muchas de estas mujeres, por ley, no reúnen los requisitos para estar aseguradas por hacer pocas horas, no hay manera posible de demostrar que están trabajando. Pero pocas horas en una casa que añadidas a una segunda y a una tercera hace que, al final de mes, pueda la buena señora llevarse un sueldo decentillo.
Al final todo esto hace que el padre cobre la ayuda de Renta Garantizada, y que al tener dos menores escolarizados y una mujer sin trabajo puede llegar a cobrar, sin moverse de casa, y según la normativa, fácilmente 870€. Y ahora yo me pregunto ¿para qué trabajar? ¿ por qué marcharse de aquí?.
Hombre ya sé lo que dan de sí los 870 €, pero no olvidemos que ella es fácil que " se levante" no menos de 600 u 800 €, ( como poco), al final ingresan más que muchos españoles en estos momentos, españoles que tienen su pisito, o su casa en el pueblo, o su coche o algunos ahorros y que todo ello sumado hace que no puedan acogerse a estas ¿ayudas? yo más bien diría clientelismo barato.
Yo, no sé si decir por suerte o por desgracia, soy la primera que no va a poder acogerse a esta a esta Renta porque tantos años trabajando me han permitido tener mi casa, mi garaje, mi coche y algún ahorrito que me servirá para poder tirar algun tiempo cuando esto del paro se me acabe. Por cierto, ya estoy en la cuenta atrás : unos 105 días para el final. ¡ qué ilusión !.
Pues nada a seguir pagando impuestos que otros vendrán a llevárselo crudo.


6 comentarios:

Abi E. dijo...

Hola Esperanza, pues tienes razón no todos nos podriamos acoger a esta ley y bien que nos vendria a algunos cuando se acaba el paro, que la cosa del trabajo ahora mismo esta muy mal.

Besos

Alfonso de la Fuente Ruiz dijo...

Sinceramente nunca me han gustado las fronteras (me gusta considerarme ciudadano del mundo) y espero que algún día tengamos un gobierno planetario (que no totalitario), aunque me temo que no viviré para verlo. Por ello no me parece mal que los inmigrantes consigan subvenciones si se curran el papeleo, sobre todo si tienen problemas médicos graves.
Lo que me parece mal es que en los planes del PSOE para CyL esté apropiarse de los fondos de la Renta Garantizada de Ciudadanía para impartir más cursitos de esos de "Excel semi-avanzado", "Motivación para la búsqueda de empleo" y monsergas varias. Ya lo han anunciado en su programa electoral, dentro de ese periódico-pasquín de propaganda política que nos han metido en el buzón, junto con el Plaza Mayor, que es más propaganda del mismo perro pero con otro collar.
Los políticos primero nos dejaron con el culo al aire y los 400 euros. Luego con el subsidio extra ese de 300, después con lo de la RentaGC que seguro que no dan más de 200, y más tarde lo reducirán a 100, luego a 50, 25... así hasta que nos vayamos de España o les echemos a ellos de una patada en el culo. Y con "ellos" me refiero a todos los partídos políticos apoltronados de más de 15 años de existencia.

Una mirada... dijo...

Lo cierto es que la crisis económica circundante tiene, entre otras consecuencias, cierto resquemor y muchas suspicacias hacia las personas foráneas, cuyo único "pecado" es el mismo que el de las personas aborígenes: intentar sobrevivir, mantenerse a flote.

Un abrazo, Esperanza.

Esperanza dijo...

Alfonso,para mí no es cuestión de fronteras, ni de currarse el papeleo es solo que veo la injusticia que me rodea, me veo, de seguir esto así, en una situación muy mala, sin derecho a nada después de 100 años pagando impuestos cuando otros, recién llegados, lo tienen todo sin haber pagado nunca nada. El estado, como ya lo dije en mi entrada anterior, es un mal padre con sus buenos hijos.

Esperanza dijo...

Mirada, yo no culpo a los foráneos, la culpa es de nuestros gobiernos que hacen leyes que nos perjudican plenamente a todos los que hemos contribuído con nuestros impuestos a conseguir un estado de bienestar, que ahora en estos malos tiempos nosotros los españoles, lo vamos a perder en favor de los recién llegados. Es una injusticia. Y además, puedo decirte que cuando escribo sobre estos temas veo las caras de personas que, sé a ciencia cierta, se están beneficiando del modo que cuento de estas ayudas. No hablo por hablar, podría dar nombres y apellidos y nacionalidades
Un abrazo

RosaMaría dijo...

Es un calco de lo que pasa aquí, y nosotros seguimos pagando sus subsidios. Te comprendo bien y además todo sale de las arcas de los pensionados que cobramos una nada, casi menos que ellos.. Besos.